Acuerdo de Cali: una apuesta renovada por una educación inclusiva

El Foro Internacional sobre Inclusión y Equidad en la Educación realizado en Cali, Colombia, a finales de Septiembre pasado puso de relieve las barreras que aún existen para una educación inclusiva y equitativa para todos.

El Foro Internacional sobre Inclusión y Equidad en la Educación organizado por la UNESCO, el Ministerio de Educación de Colombia y la Ciudad de Cali, que tuvo lugar del 11 al 13 de septiembre, reunió a más de 450 expertos en educación, sindicalistas, políticos y representantes de gobiernos de más de 55 países. El Foro se centró las políticas públicas que permitirán trabajar hacia la equidad e inclusión en el sector educativo. La Internacional de la Educación (IE) participó representada por Gabriela Sancho, coordinadora de la región de América Latina (IEAL).

Cómo diseñar políticas que logren fortalecer la inclusión de forma transversal y en todos los ámbitos de la educación fue el tema principal del foro, que analizó también la voluntad política y los aportes de financiación realizados por los Estados. También se analizó las implicaciones sobre el currículo en contextos diversos, en situaciones donde se requieren adaptaciones pedagógicamente valoradas para la inclusión y equidad. 

Empoderar a los docentes para implementar pedagogías inclusivas y prácticas en el aula

Este fue el tema de la mesa redonda en la que participó la representante de la IEAL junto a delegados de los Ministerios de Educación de Namibia, Canadá, y México. Sancho subrayó la definición que la IE hace de la educación inclusiva, desde el prisma de la educación como un derecho y la defensa de la educación pública estatal, en línea con lo recogido en los documentos de trabajo y política de la IE ("Educación inclusiva significa que todas las y los estudiantes deberán ser formados juntos, con las mismas normas y en la medida de lo posible en la misma institución educativa, independientemente de su género, origen étnico, procedencia cultural o económica o capacidades físicas o intelectuales").

Sancho centró su intervención en la situación de América Latina, caracterizada por un momento de convulsión política y la preponderancia de políticas neoliberales que repercuten en el sector de la educación. “No podemos hablar de lo que sucede en el aula y de cómo motivar a los docentes sin antes analizar lo que está pasando en nuestros países”, señaló Sancho, apuntando que América Latina es una de las regiones más desiguales del mundo. Frente a estos hechos “es importante analizar la vida y cotidianidad de una persona docente en un aula de cualquier país latinoamericano, con 40 o 50 estudiantes en el aula, situaciones de migración o desplazamiento forzados, escuelas y aulas en muy mal estado y sin suficientes recursos.”

La inclusión debe contar con una financiación adecuada y políticas educativas estructuradas para favorecer la inclusión, explicó Sancho, quien lamentó que todavía existen muchos estudiantes con discapacidad fuera de las aulas por no contarse con los recursos y la atención requerida. También hizo una llamada por una mejor formación docente en materia de igualdad.

Empoderamiento docente y contextualización

Sancho subrayó la necesidad de tener en cuenta el contexto en el que se produce la enseñanza para poder establecer unas políticas adaptadas al contexto (político, social, educativo) de docentes y alumnos. En esta misma línea, indicó el papel central que deberían ocupar los y las docentes en el establecimiento del currículo, lo cual va más allá de una visión reducida sobre la ‘motivación’ del docente, y logra convertir el currículo en una herramienta adaptada al contexto, libre de homogenización y normalización.

 

El documento con las conclusiones del Foro puede consultarse aquí.